Lo que mis hijos esperan ver en mí

Portada de LibroLo que mis hijos esperan ver en mí

Introducción

¿Alguna vez te has preguntado, que es lo que tus hijos piensan de ti?
¿Te has preguntado, cual es el concepto que ellos tienen de sus padres?
¿Te importaría saber la idea que ellos puedan tener de ti?
¿Te interesaría saber la opinión de ellos hacia ti?
Es mi anhelo que con estas preguntas se despierte en ti, el deseo de inquirir en este asunto.
“Lo que mis hijos esperan ver en mi”
Creo que este es uno de los principales problemas entre padres e hijos
El, poco o casi nada de interés por parte de sus progenitores sobre, lo que sus hijos pueden estar pensando en lo relacionado con mi carácter, mi trato con ellos, mi papel de esposo, y mi papel de padre.

Quiero decirte que cuando comencé a escribir este libro empecé a hacer estas mismas preguntas que acabas de leer, entre mis amistades. Y la mayoría (Por no decir, “Todos”)
Me dieron la misma respuesta.

La primer pregunta que les hacía era esta

¿Tú sabes lo que tus hijos piensan de ti?

¿Te has preguntado alguna vez que concepto tienen ellos de ti?

Y La última pregunta era; ¿Te importa lo que tus hijos piensen de ti?

En las primeras dos preguntas todos contestaron que no sabían lo que sus hijos pensaban de ellos. (La mayoría nunca había pensado en ello) Pero, en la tercera pregunta ahí sí, las respuestas estuvieron divididas. Algunos dijeron que si les importaban lo que sus hijos pudieran pensar de ellos. Otros solo dijeron que les daba lo mismo. Y los últimos dijeron que no les importaba saber lo que sus hijos piensen de ellos.

Ahora que has comenzado a leer este libro, me gustaría que te hicieras estas preguntas.
¿Qué crees tú, que tus hijos han visto en ti, que no les agrada?
¿Qué crees que a ellos (tus hijos) les gustaría ver en ti?
¿Crees que el concepto que ellos tienen de ti es bueno o malo?

Un día escuche a uno de los trabajadores de una fundación que trabaja con niños decir lo siguiente. “Cada día están siendo asesinados muchos niños” Alguien le pregunto; ¿Quién los está asesinando? El, respondió. Ese asesino es, “La indiferencia” La poca o casi nada de atención que los niños reciben de sus progenitores. El, continúo diciendo; cuando se acaba el amor. Se acaba la familia, y cuando se acaba la familia, llegan las calles.
Por desgracia; ya hay muchos niños en las calles, ya no necesitamos más.

La biblia dice; porque si alguno no provee para los suyos, y mayor mente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo. 1ra de Timoteo 5:8 (Reina Valera 1960)

Creo que cuando la Biblia nos habla de proveer, o provisión. Se refiere a algo que tiene que ver con la necesidad de suplir todas y cada una, de las necesidades básicas del hogar.

Y esta tarea le corresponde al líder o cabeza de hogar

La palabra proveer según el diccionario, el, pequeño Larousse ilustrado.
Significa; Preparar, disponer, o reunir las cosas necesarias para un fin. Suministrar, o aprovisionar de lo necesario o conveniente para un fin.

Ahora analice la palabra proveedor, la cual significa; persona o empresa, encargada de proveer suministrar.

Si es la tarea del hombre la de proveer para los suyos. (Los de su casa) es también la tarea del hombre de la casa (Papa) el prepararse, disponerse, y reunir las cosas necesarias para que logre ese fin.

En un hogar son muchas las necesidades que hay. Una familia tiene diferentes necesidades.
Por esa razón una familia necesita diferentes tipos de provisión.

Por ejemplo; La necesidad de un padre, que vele por las necesidades de su familia.

La necesidad de un buen líder, que tome el timón de ese barco llamado hogar. Y que con sabiduría pueda conducirlo a un puerto seguro.

La necesidad, de un buen maestro, que sea capaz de ensenar a sus hijos todos, lo que ellos deben saber para enfrentar los desafíos de la vida, en una forma más amena.
Y así sucesivamente la familia tiene sus necesidades.

Necesidades que al padre le corresponde enfrentar o suplir. (Proveer)

Lo cierto es; de que muchos padres en vez de ser unos proveedores, son unos verdaderos abusadores. O desobligados que se hacen de la vista gorda y en vez de proveer son una carga para la familia.

Otros optan por la retirada. Quiero decir; que prefieren huir y abandonar a sus hijos en vez de quedarse y cumplir con su deber de proveer, proteger y suplir para las necesidades de ese hogar que tanto necesita de Papa y Mama.

La Biblia nos aclara esto; 2da de corintios 12:14 no deben atesorar los hijos para los padres, si no, los padres para los hijos. RVR 1960

Es triste el ver como en muchos países los niños están siendo explotados en diversas maneras por sus propios padres, quienes en vez de proveerles lo que como niños necesitan, son los niños los que terminan supliéndoles a sus padres sus necesidades.

Claro que a estas “Necesidades” bien pudiéramos llamarles “Necedades” Por la razón de que la mayoría de padres explotadores, son padres que utilizan el dinero que sus hijos reúnen en sus vicios y no en comida o cosas básicas del hogar. La Biblia continúa diciendo; ¿Por qué gastas tu dinero en lo que no es pan, y tu trabajo en lo que no sacia? Isaías 55:2 RVR 1960

No pienso extenderme más en este asunto del abuso infantil, porque en este solo tema existe mucho material suficiente como para escribir varios libros.
Es mi intención a través de este libro, el poder mandar un mensaje a todos los padres y decirles que cuidemos el tesoro más preciado que Dios ha puesto en nuestras manos. Es un tesoro que Dios ha depositado en nuestras manos con el propósito de que cuidemos muy bien de él.

Es mi deseo que tú que estás leyendo no seas un abusador en ninguna manera, si no que te atrevas a cumplir con la tarea de llevar acabo tu responsabilidad tal y como debe de ser según nos explica la palabra de Dios en 1ra de Timoteo 5:8
Dios nos ha confiado la familia pensando en que seriamos unos buenos administradores. 1ra Corintios 4:2 Ahora bien, se requiere de los administradores que cada uno sea hallado fiel.
La familia es un regalo de Dios. Salmo 127:3 He aquí herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. RVR 1960
El, confía en que sabremos cuidar muy bien de ellos. Mateo 7:11 Ustedes siendo malos saben dar, buenas dadivas a vuestros hijos. RVR 1960

Por todo esto quiero pedirte que tomes muy enserio lo que aquí estarás leyendo. Dios ya nos dio la capacidad de ser buenos padres. Solo basta con que nos dispongamos para lograrlo.

Aquí aprenderás principios muy sencillos que te ayudaran a ser el padre que todo hijo quiere tener.

 

Comprar EL LIBRO ( Lo que mis hijos esperan ver en mí)

IR A PAGINA PARA COMPRAR

Portada de Libro